Las “Selfies” en los Supermercados y Restaurantes

La emergente Generación del Milenio, compuesta de más de 16 millones de personas en el país de Colombia, está cambiando como los fabricantes y empresas promocionan sus marcas. Con el poder del marketing digital, la conquista por ganarse la fidelidad a sus marcas se ha convertido en una plena batalla para ser mencionados en las redes sociales de los jóvenes. Sin embargo, si le preguntas a un joven del milenio, “¿Qué comentas en Twitter?”, es probable que no esté publicando mensajes sobre las verduras congeladas que consiguió en el tercer pasillo del supermercado, o el cupón que recortó en el periódico dominical. A los consumidores de hoy sí les importa la comida que consumen, pero son mayormente influidos por la experiencia que tuvieron comprando dicha comida.
Cuando se trata de comprar comida o elegir a un restaurante, los milenarios se han enfocado en varios factores, tal como las opiniones de otros clientes, la interacción que tiene la compañía con ellos, y el impacto ambiental. Esta nueva generación de consumidores, aproximadamente entre 18-36 años de edad, es bastante auto-expresiva y socialmente consiente. Con el gran potencial que poseen los milenarios, las empresas de hoy deben aprender cómo invertir y adaptar a sus necesidades y expectativas particulares. Así que si no sabe lo que es una “selfie”, o lo que tiene que ver con su estrategia de negocio, ahora es el momento para entender y planear con la generación del milenio en mente.
La Auto-expresión 
Nada más que un simple auto retrato digital, la “selfie” fue elegida como la palabra del año 2013 según los Diccionarios Oxford y ha sido incorporada en todo tipo de campaña para grandes compañías como Purina, Axe Deodorant y Samsung. A los consumidores se les pide entregar autorretratos digitales para promover la marca a cambio de ser elegible para surtidos, premios, o reconocimientos en los medios digitales o impresos. Aunque algunos piensan que esta tendencia fomenta un narcisismo pernicioso, los datos indican que los jóvenes del mileno sólo desean ser parte de una colectiva social más grande que previas generaciones.
Las compañías que quieren ganarse a esta generación son conscientes de la afinidad que tienen por la auto-expresión, y crean campañas donde se les invita a comentar sobre la marca en las redes sociales. Según una encuesta recién por Pew Research, el 55 por ciento de los milenarios han publicado “selfies” en una red social; ninguna otra generación ha sido tan dispuesta a hacer esto. Este porcentaje es un inmenso contraste al 24 por ciento de la Generación X y el 9 por ciento de la generación de los Baby Boomers que han tomado parte de esta moda, según el estudio. Para la Industria Alimenticia, pedir que los clientes capturan el momento cuando disfrutan de sus productos es una estrategia genial para promover la empresa y obtener una mayor interacción entre consumidor y marca. Al mismo tiempo, toda empresa debe tener un plan estratégico en el evento que se publique algún comentario negativo. Es importante lidiar apropiadamente con estas situaciones en una manera eficaz e inteligente para mantener la reputación de la compañía intacta.
Tomando Decisiones
El factor más grande que considerar es que para los milenarios, la experiencia de comprar empieza antes de que pongan pie en una tienda o restaurante. Estos jóvenes dependen mucho de las opiniones de sus amplias conexiones sociales, y consideran las plataformas de medios sociales como una fuente viable de información. Por depender tanto en lo digital, Advertising Age reporta que el 68 por ciento no toman una decisión antes de consultar con sus redes sociales primero. Otros estudios apoyan esto y añaden que los anuncios con famosos son un factor determinante cuando se trata de obtener la fidelidad de los milenarios a la marca. Compañías como Kellog’s, que captivó a los consumidores con sus “Tweet Shops” (Tiendas de Tweets), entienden exactamente el valor de obtener comentarios positivos en las redes sociales. Los visitantes de estas tiendas temporales pagan por una cajita de tentempiés con un simple comentario en Twitter.  El incentivo atrayente de pagar con moneda social ha sido adaptado por otras compañías fuera de la Industria Alimenticia, tal como el diseñador Marc Jacobs, quien regaló carteras, perfumes y collares este año a los consumidores con la mejor foto de Instagram durante La Semana de la Moda en Nueva York.
Sin embargo, el secreto en la incorporación de la tecnología y redes sociales no es sólo su presencia, sino su funcionalidad y el valor que aporta. Según el estudio Nielsen sobre los milenios en el 2014, “Cuando se trata de interactuar con las compañías por los medios sociales, [los milenarios] valoran la autenticidad – quieren sentir que tienen una interacción personal y directa con la marca – y a cambio de esto, abogan por y promocionan esa marca. Para las compañías, esto significa escuchar al consumidor, y diseñar productos y campañas capaces de formar una impresión memorable. Quioscos interactivos, soluciones simples de ordenar, y tiendas fáciles de navegar tanto en persona como en línea son ejemplos de cómo las compañías pueden poner su clientes en la posición superior de su lista de prioridades.
Abogacía e Impacto Social 
Para los milenarios, los productos de una marca son igual de importantes como sus creencias e actividades filantrópicas. Según Sam Oches de la revista QSR Magazine, esta nueva generación de consumidores demuestra ser bastante fiel a ciertas marcas, indicando una inclinación fuerte hacia las compañías socialmente conscientes y comprometidas al mejoramiento del medio ambiente. “Los milenarios quieren ver el trabajo físico de las compañías que apoyan. Piensan sobre la responsabilidad social y se fijan en esas empresas que ofrecen su tiempo y dinero a causas benéficas y  la comunidades”.
Las compañías que sinceramente comparten estos valores en el modelo empresarial se están ganando los corazones de la generación del milenio. Whole Foods en un buen ejemplo. Aparte de apoyar a las fincas locales, el supermercado dona el 5 por ciento de sus ventas a las organizaciones sin fines lucrativos. Como otras compañías, colecciona y dona artículos a los más necesitados. Esto resulta bien para las empresas que desean obtener el mercado milenario, ya que muchos de esta generación recaudan dinero para organizaciones sin fines lucrativos y abogan por ellas en línea desde una edad temprana. Por otra parte, las compañías deben tomar en cuenta que si la causa no es apoyada por los consumidores es posible que no quieran involucrarse con la marca.
La Diversidad y Selección de Comida 
Los milenarios de hoy son la generación más diversa en la historia, y esto está marcando la diferencia entre donde compran y comen. Los restaurantes de comida rápida y casual que ofrecen ingredientes auténticos están cobrando fuerza en un mercado más dispuesto a probar nuevas comidas. Según Nielsen, esta generación aprecia la influencia de otras culturas más que la generación de los Baby Boomers, y tienen una conexión más profunda a las tradiciones y los sabores de otros.
“Hay mucho crecimiento en el área de comida étnica, especialmente para los restaurantes de comida rápida y casual. Las compañías como Chipotle, que ofrecen comida e ingredientes auténticamente Mexicanos, han tenido mayor éxito. Este éxito tiene mucho que ver con los milenarios, porque parecen tener un paladar audaz y son más aventureros cuando salen a comer”, explica Oches.
Chipotle es uno de los restaurantes más populares en los Estados Unidos entre los milenarios, porque se preocupan por los ingredientes en la comida que sirven. La marca atrae a los consumidores con su firme filosofía de “comida con integridad”, y además proveen contenido sobre la responsable adquisición  y manejo de los ingredientes. Las tiendas comestibles y mercados han modelado esta filosofía con una oferta más amplia de comida internacional e ingredientes saludables.
Una Nueva Estrategia
La nueva generación de consumidores plantea un tiempo emocionante en la industria, ya que exige estándares más altos y a la misma vez crea una oportunidad divertida para la innovación. Para las compañías que buscan adaptarse, el reto yace en encontrar un balance apropiado entre todas las cualidades que impresionan a los milenarios. “Los milenarios son conscientes de los ingredientes que ingieren. Prefieren comidas menos procesadas, y se preocupan de dónde provienen y por cuanto tiempo son almacenadas”, dice Oches, “Pero a la misma vez, se conciernen por la gente que trabajan en las tiendas, y el dinero que se contribuye a la comunidad. Para esta generación, todos los factores son importantes”.